Saltar al contenido.

El reencuentro. Cap. 7

26 junio 2009

alas de angel

Acababa de llover y todo estaba cubierto por esa calma que se sucede después de cada lluvia. La noche se había echado encima demasiado pronto, y mientras caminaba por los alrededores de la Catedral San Ioan Botezatorul, el canto ebrio de los noctámbulos urbanos me acompañaba en un segundo plano recordándome una vez más el mundo del que formo parte. Fue entonces cuando reconocí su voz a mi espalda y algo se alegró en mi corazón.

-Este lugar del mundo no beneficia el ánimo de un ángel caído, deberías de respirar el aire puro de un país donde el sol resplandezca y los pinos de sus montañas alivien el pesar de la mente-

Cuando me giré pude contemplar el solemne semblante de su presencia, y es que no hay nada más bello que la figura de un ángel de Dios. Su imagen es esbelta y noble, sus movimientos son adecuados, exactos, puros y refinados; su voz es dulce y pausada, acompañada de una sombra de severidad que infunde respeto y dignidad. Además, él era muy especial, uno de los siete ángeles elegidos por Dios para gobernar nuestro sistema solar. Hace varios cientos de años que estuve a sus órdenes, por entonces aun no había caído y estaba en posesión de mis alas ígneas y de todos mis atributos divinos. Fueron tiempos bellos, demasiados hermosos para recordarlos sin dejar de sentir un terrible dolor en lo más profundo de mi corazón. Pero aquellos días ya pasaron como pasan las aves de un lado al otro del firmamento, y de todo aquello ya solo me queda un amargo sabor, que me hace vivir como una criatura solitaria y apartada de todo, viviendo como un andrógino que no puede integrarse ni en el mundo de los hombres, ni en el de los ángeles, ni en el de los demonios; condenado a la eternidad y al sufrimiento de tener que contemplar como la raza humana se autodestruye lentamente, padeciendo una lenta agonía que se arrastra entre placeres malditos y la ansiedad de buscar en la materia lo que solo puede proveer la libertad del espíritu.

Di un paso hacia él y me arrodillé ante él como cuando lo hacía al formar parte de su séquito. Solo pude pronunciar su nombre.

-Gabriel…-

-Michel, no tienes porque arrodillarte, llevas mucho tiempo exento de todos los compromisos como ángel, ahora vives libre, como tú querías-

-Siempre me arrodillaré ante ti, porque tú me diste el conocimiento y el poder que me llevó hasta las esferas celestes, no puedo dejar de hacerlo-

Gabriel en ese momento se arrodilló frente a mí y tomó mis manos entre las suyas.

-Yo no doy nada a nadie, solo soy un mediador entre Dios y los hombres. Fue tu trabajo y tu entrega a Dios lo que te hizo formar parte de mi. Levántate Michel, los ángeles deben de estar más cerca del cielo que del suelo-

-Que bien suena eso de tus labios, más cuando sabes que yo ya no soy uno de los vuestros-

Gabriel se levantó al tiempo que tiraba suavemente de mis manos para que yo también me incorporara al mismo tiempo. Una vez los dos en pie, caminamos juntos entre las penumbras de los árboles que se alzan junto a la catedral. Su visita no fue un producto del azar, Gabriel rompió su silencio por algún motivo, y su presencia era al mismo tiempo una esperanza que me hacía sentir tan frágil y vulnerable como un niño pequeño junto a su padre en medio de un bosque cubierto por la noche.

Anuncios
7 comentarios leave one →
  1. 26 junio 2009 20:57

    Pues es verdad que los angeles han de estar mas cerca del cielo que del suelo. A ese suelo permanecemos anclados nosotros los mortales, y que dificil nos es levantarnos y remontar el vuelo. A veces necesitariamos las alas de los angeles.

    Muy bello, monsieur

    Bisous

    • Michel Piperón permalink*
      26 junio 2009 23:41

      Distinguida Dama, en efecto no nos resulta fácil a los mortales levantarnos del suelo, sobre todo cuando nos sentimos tan a gusto en él.

      Imagino que muchos de nosotros sentiríamos rechazo a poseer unas alas de ángel, no tanto por lo que puedan servir, sino por lo que puedan comprometer.

      Gracias Madame.

  2. 30 junio 2009 22:14

    .

    Pucha Michel, ahora si que me sacaste fuera de balance, como que me desestabilizaste totalmente… sentí como que tembló el piso bajo mis pies y me fui al suelo donde quede tumbada mirando un cielo cuajado de estrellas, pero ¿sabes? lo que disparo todo fue cuando escuche (leí) que eres un andrógino…uffff y pensé pero si ese es el hombre perfecto… el hombre cósmico… eaaa pero también se me aguaron los ojos ante tanto sufrimiento de un ser que fue y siempre será de luz… Michel Piperón…

    Tu en un limbo, ummm me cuesta creerlo, pero tal como lo describes tiene sentido i no me queda mas que creer lo que relatas con tanto aplomo y que me conmueve tanto

    Si io también pienso lo mismo que nada ocurre por casualidad como cuando conocí la fuerza gravitacional de mi amigo G

    Besos

  3. Michel Piperón permalink*
    1 julio 2009 22:44

    Querida Natasha, tus comentarios están siempre tan llenos de cariño que no puedo negarte lo mucho que me complace leerlos.

    ¿Te acuerdas de las historias de Gemónides?… ¿Te acuerdas de ese primer comentario que me escribiste?… una pista, fue muy breve y hablaba sobre un insecto que te causa un poquito de asco.

    Espero tu respuesta.

    Gracias.

  4. 2 julio 2009 19:42

    Hola Michel:

    Si, siiii, ¿cómo olvidarlo?… jeje era sobre una araña, las arañas más que asco, me dan miedo por su aspecto y por la posibilidad de sufrir una picadura, no más por eso…. en cambio las ratas sobre todo, si son de alcantarilla uuff si me dan asco por lo sucias y contaminantes que pueden llegar a ser, pero recuerdo que G las mataba a batazo limpio, tal vez un poco cruel, pero lo cierto es que era un verdadero exterminador jajajaja

    Lamentablemente el cierre que hizo Gemónides de su espacio me tomo de sorpresa y no tuve tiempo de guardar sus exquisitos relatos por los cuales aún suspiro con añoranza y solo guardo unas pocas copias de los comentarios efectuados que son para mí un preciado tesoro… y bueno nunca he terminado de reprocharme por no haberlo hecho a su debido tiempo, pero hoy es diferente porque el sistema permite el seguimiento vía email

    Mi querido Michel aquí te dejo este comentario de aquella época que quizás te traiga algún grato recuerdo

    “Dios mío Gemónides me hiciste estremecer de horror!! No sólo por la escena dantesca, sino también por la masacre de alimañas. Tus palabras me obligaron a imaginar cosas horribles. Me imagino que nada dichosa debe estar “L” después de leer esa parte. Espero jamás estar en el lugar de L, es decir… quisiera no darte una respuesta como la que te dio ella. En ese caso mejor no darte ninguna. Menos mal que al final, a la historia le diste ese toque, ese giro de ternura, de ternura que me toca.

    Que bellas tus letras Gemónides, tienes una natural hermosura.

    Besos”

    • Michel Piperón permalink*
      2 julio 2009 19:52

      Eres genial… no me lo puedo creer ¿de veras que lo conservas?, vaya… yo no sé si me quedan algunas entradas por ahí archivadas.

      Me hacer reir cuando te leo.

      Un beso y muchas gracias.

      Michel

  5. Leli permalink
    5 abril 2010 07:09

    Las manos del destino, o quizás las alas de algún ángel – mi gran pasión en esta vida – me han guiado hasta aqui. Las “casualidades” que a veces nos regalan hermosas sorpresas .

    Me encantan tus palabras … tan amenas y envueltas en una elegante suavidad. Me imagino que escribes utilizando un delgado pincel que va dejando rastros de esta cautivante ternura literaria sobre una hoja blanca. Muy cierto lo que dice Natasha: tus letras tienen una natural hermosura, que llega a todos los rincones de nuestra alma.

    Bello! Pasaré más seguido

    Tomo prestada una frase, con tu permiso. Con nombre y dirección, por supuesto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: