Saltar al contenido

El secreto de Eva cap.2

6 junio 2009

Manos

Eva pensaba que bromeaba, que no iba a dejarla sola esa noche. Por eso no quiso seguir con el juego para preferir caminar por la hermosa habitación, acariciando los muebles suavemente y fijándose en los antiguos oleos que colgaban de las paredes. Al tiempo que iba contemplándolo todo, multitud de preguntas asaltaban su cabeza.

-Dime Michel… ¿dónde has estado estos días?-

-He estado en una isla del pacífico… tenía pendiente un encuentro con un viejo amigo-

-Vaya, pues hay una larga distancia entre el Pacífico y Rumanía-

-Aquí también tengo amigos con los que tenía que reunirme, eso es todo-

-Tienes muchos amigos por todo el mundo… qué importante, ¿no crees?-

-Eva, deberías de cambiar ese tono de voz-

-Y este torreón… todo esto debe de costar una fortuna-

-Precisamente es de un amigo, me lo ha prestado-

-Tienes amigos muy extraños, y muy ricos-

-Y tú tienes demasiada curiosidad. Créeme, la mejor manera de saber no es preguntar, sino observar-

-Sí, eso sí que lo he notado en ti, lo observas todo-

-Por eso he querido traerte hasta aquí, aprovechando estos días lejos de San Nicolás, donde ni tú tienes que dedicar todo el tiempo del día a servir mesas a camioneros ni yo tengo que andar resolviendo problemas intranscendentes. Tú tienes un secreto que me tienes que contar-

-Y tú también tienes otro secreto que también me tendrás que contar-

Hay ocasiones en que te encuentras con personas especiales escondidas en el vestido de la mediocridad del mundo, y Eva es una de ellas. Lo noté rápidamente en sus ojos y en sus manos, cuando la encontré en medio de una carretera mientras una tormenta se mofaba de ella.

La manera de mover las manos me dice mucho de una persona, más, mucho más de lo que pueda decirme con la palabra. Y es que las manos indican la experiencia del espíritu; cuando el movimiento de las manos deja una estela de armonía, suavidad y quietud, puedo leer en ellas la sabiduría de un espíritu anciano que es capaz de dominar sus instintos y que le gusta contemplar el mundo. Al contrario, en unas manos que se mueven más de lo necesario, de manera nerviosa, inarmónica y arrítmica, leo la inexperiencia, la inseguridad y el miedo. Hay manos finas y delicadas pero les falta movimiento, entonces leo la vanidad y el gusto por la superficialidad, a veces encuentro manos que tienden a abrirse, que necesitan nutrirse del sentido del tacto, y en ellas puedo leer el afecto y la nobleza…

De las manos de Eva se derramaba dulzura y nostalgia. No solo podía verlo, también pude percibirlo con su fragancia, con su tono de voz, con la escasa luz de sus pupilas. Eva tiene un espíritu inocente, noble y con una gran capacidad de amar. Precisamente ese tipo de personas son las que más sufren en la vida y por eso mismo también son las más vulnerables.

Las almas de los hombres también corren su peligro, y demasiado castigo en la vida puede herirlas y dejar que su sangre sea olida por el demonio. Desde aquel día en que tuve que ocuparme de ella, una llamada interior me dio la orden de protegerla y de cuidarla, porque guardaba un secreto muy valioso que no estaba dispuesto a dejar de saber.

La noche se abría paso entre las brumas nocturnas, y mientras ella y yo disfrutábamos de nuestra compañía, cobijados por un claro de luna, Eva me dio la llave de su tesoro, y haciendo uso de ella comenzaron a manar las sílabas de su secreto a través de unos labios que dejaban escapar una voz persuasiva y aterciopelada.

-Bien Michel, todo empezó hace diez años, cuando conocí a un tipo llamado Wenceslao…

Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. 10 junio 2009 20:27

    .

    Woou entramos en otra fase de esta cautivante historia. Y ¿sabes amigo?… para mí la magia de tus letras son la personificación de tus sentimientos, habida cuenta de que ésta sección del relato, junto a las demás partes, como todo lo tuyo, son ya fetiche y deseo de mis curiosas pupilas, que de pronto sienten cada palabra como gotas humectantes que las lubrican haciéndolas caer en la avidez. por consiguiente sin caer en el vano halago… me ubico entre las torturadas por tu sutil suspenso que le da alas a mi imaginación y me eleva al firmamento.

    Michel, gracias por tu grata visita, eres mu galante, te admiro y ahora aquí, te requiero sobre el misterioso secreto que subyace en la memoria de Eva, seguramente poblada de muchas criaturas, algunos ángeles y otros demonios… fascinante y sublime la manera como la describes uff. Amigo, deseo que sepas que te quiero tanto allá como aquí, presta a leerte, a ser interpretado, comprendido y como no!! añorado, por personas, que te valoramos por encima de todo, que estoy segura no soy sola yo, sino que muchos han de ser los lectores que se deleitan sin dejar huella y porque no es para menos ya que considero que en ti esta la más bella cristalización de los secretos del génesis de los sentimientos que trascienden trans-realidades del espacio tiempo….

    Un afectuoso saludo.

  2. Michel Piperón permalink*
    10 junio 2009 20:51

    Querida Natasha, tú dices que soy galante por dejarte un sencillo comentario en tu lindo blog… vaya, qué fácil es ser galante.

    Yo si tengo motivos para agradecer tu generosa firma en cada una de mis páginas. Eres muy amable y dulce conmigo, y es muy agradable leer tus comentarios. Créeme Natasha, mi blog no tiene muchos seguidores. El blog de Gemónides sí que los tenía, pero las historias de Michel son demasiado aburridas para el exigente público bloguero.

    Si te gustan mis relatos, es por el cariño que siempre me has tenido. Por eso te gusta lo que escribo. Realmente eso demuestra no que yo sea un buen escritor, sino que tienes un lindo corazón que llena de valor todo lo que estima.

    Probablemente, si alguna vez dejo de recibir tus comentarios, también perdería el interés en seguir con las historias de Michel y de Eva.

    Muchas gracias, eres muy linda.

  3. irina permalink
    1 julio 2009 19:52

    yo no te conozco,ni me une ningun aprecio y la historia me habia empezado a atrapar
    porque no sigues con ella?
    gracias

    • Michel Piperón permalink*
      1 julio 2009 22:45

      Irina, te agradezco el interés y el comentario, ya que hasta ahora no había recibido ninguno de alguien completamente ajeno al blog o al personaje. Por favor, me gustaría saber desde cuando has seguido esta historia y cómo has llegado hasta aquí. Escribiré pronto otra entrada.

      Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: